miércoles, 30 de noviembre de 2011

La "Republica amorosa" de AMLO...

 Foto: Notimex

Por fin, sorteado el cuello de botella de las encuestas, y contra todo pronóstico de ese fatídico choque de trenes muchas veces vaticinado hasta por el que esto escribe, Andrés Manuel López Obrador es ahora, de manera oficial, el candidato de la Izquierda en México para contender, una vez más, por la Presidencia de la República.

Han dicho algunos con algo de razón, como @carlosramirezh,  que si AMLO ha sido el Presidente Legítimo de México, no podría optar por la "reelección", que si entonces todo lo de su Presidencia alternativa fué una faramalla y el mismo se desacredita al volver a contender, que si ahora pregona el amor, y la fundación de una "República Amorosa" es algo no creíble.  Lo que es verdad es que el discurso belicoso de Andrés, su reto abierto a Televisa, ese puño levantado arengando a las huestes fieles a la desobediencia civil, han creado un encono que aún  no desaparece. Puedo aún ver a muchos seguidores de AMLO con mucha agresividad contra los que no piensan igual. Espero eso cambie, para que las críticas a la propuesta de esa República Amorosa, sean creíbles y no tan solo un cambio de estrategia a todas luces radicalmente opuesto buscando conseguir esta vez, el voto de otros sectores no militantes.


En alguna ocasión leí que Lula contendió tres veces a la Presidencia de Brasil hasta lograrla. El caso más reciente se remonta a Humala, el actual Presidente Peruano, que logró la primera magistratura precisamente cambiando su discurso radical, distanciándose de Chávez, lo cual, entre otras cosas evidentes, como el repudio a Fujimori, lograron que se sentara en la silla china.

En esta ocasión el panorama electoral en México es totalmente opuesto al de 2006. El favorito en las encuestas, el enemigo a vecer "haiga sido como haiga sido" ya no es AMLO. Todas las encuestas dan como favorito a Enrique Peña Nieto, el candidato que Televisa ha apuntalado desde hace años, velada y descaradamente en ocasiones, ante el televidente incauto. Es una "estrella más, del carnal de las estrellas", tan es así, que hasta esposa e hijastras actrices le dan pantalla por el sólo hecho de ser familia. Ni se diga de los noticieros, y demás programas payoleros que lo publicitan lo mismo en telenovelas, que en el noticiero insignia de Chapultepec 18, con el lector de noticias más famoso de México, Joaquín López Dóriga.


Pareciera que el destino manifiesto es que regrese el PRI a los Pinos. Pareciera que hay gentes que antes apoyaron al PAN y ahora le han dado la espalda, que se van en alianzas con el que les de cotos de poder. Pareciera que Andrés Manuel no tiene oportunidad, si no la tuvo cuando iba arriba en las encuestas, menos ahora... Pareciera.

Ahora, tras aprender de los errores cometidos, y de formar una base militante sólida, de recorrer todas y cada una de las plazas públicas de México, Andrés va a buscar la Presidencia una vez más.  Ahora diré lo que a mi parecer son los errores que sigue cometiendo AMLO:

1.- Mantener a Bejarano y a Padierna a su lado. El asunto de los videoescándalos los hizo polvo, y Andrés insiste en cobijarlos. Si en en verdad no tuvo que ver en el dinero mal habido, debió haberse distanciado de ellos. Eso habría hecho yo.
2.- Volver al radicalismo. La beligerancia es radical, y el concepto de República Amorosa lo es también. "del odio al amor hay un paso", dirán algunos. Pero volvemos a los extremos. Los extremos son malos. Creo.
3.- Ir con la espada desenvainada con Televisa, y verse al final lambiscón.

Y los aciertos, que los tiene son fundamentalmente:

1.- No incentivar más el odio entre sus correligionarios.
2.- No opinar sobre sus contendientes, no despotricar, insultar etc.. (cállate chachalaca)
3.-Habla más fluido, sin tantas pausas, y se nota muy distinto. Han hecho un trabajo aceptable sus asesores.

Ojalá y esta vez le alcance. Porque aunque no lo pareciera, @m_ebrard ha dado un paso al costado pensado en el 2018. Parece muy lejano, pero el tiempo pasa volando. Y pareciera que en esta ocasión, de no conseguirlo, Andrés no iría a una tercera candidatura. O si?

Uds que piensan?

No hay comentarios: