sábado, 17 de octubre de 2009

Un Médico nace o se hace?

Hace poco alguien me preguntó eso...

Para todo hay quien nace y se hace... Aunque es necesario estudiar un poquito para poder ser médico, pienso que el buen médico nace con esa vocación. La medicina es en si misma una ciencia y un arte, porque se basa en el método científico, pero aún no existen computadoras por más poderosas que estas sean, y con toda la base de datos posible que pueda sustituír al médico.
En nuestra condición humana, es necesaria la empatía. El arte de la medicina es saber por ese instinto, que es lo que ese paciente tiene que decirte, analizando objetivamente lo que te dice y lo que no te dice. Ese es el arte, quitar la paja e ir interpretando lo que vemos y "sentimos".

Ya en la universidad pensé seguir en ondas distintas, como la música, la informática, temas que tambien me gustan... siempre supe que no había vuelta de hoja. Siempre mi prioridad fue esta. Ahi nací. Ahí crecí. En el mismo hospital donde nací un 17 de Enero, también acompañé a mi madre al trabajo cuando no tenía con quién dejarme a cargo... Y me toco el honroso privilegio de escogerlo por mis calificaciones como el Hospital donde haría el Internado de Pregrado...


Y se imaginan a un niño pequeño esconderse en los anaqueles, lockers, y hasta gabinetes de un hospital? Ver de primera mano cesáreas, cirugías de urgencia, y ver entre el equipo médico a su madre? Ver eso, respirar eso, sentir ese olor, ver esas figuras de batas blancas correr por aquí y por allá... Y algunas veces oírlos reír escandalosamente mientras toman café y se enteran de los últimos chismes del hospital? Bueno, pues días si, otros no, esa fue mi introducción a la carrera, sabía ciertamente que algún día estaría del otro lado....


Mi madre como enfermera jubilada que ahora es, nunca pensó inducirme en este camino. Al principio trató de desalentarme. Pero cuando cumpli 4 años le informé que no había retorno.

Fue cosa del destino. Si, ese intangible libreto al que le atribuímos lo bueno o malo que nos sucede. Nunca me espantó ese ambiente. Ni cuando estuve ya como médico interno. Ese viejo hospital conocido mio, por fin se abría abiertamente a que lo recorriera todas mis guardias. No mas puertas prohibidas. Ni las lámparas intermitentes que ensombrecían las noches en el sótano... ni esos ruidos exagerados de la lavandería, justamente al lado de patología y los vestidores de empleados no médicos...Nada me hacia no disfrutar. Estaba en mi elemento.


Hay otros, hubieron otros motivos. Yo conocí muchos amigos en la Universidad. Algunos más brillantes que otros, pero siempre habían motivos diversos válidos y algunos otros, fatuos e inconsistentes.


Que si estudié esto por "complacer a mi padre o madre".

(ojo, un médico nunca impondrá la carrera médica a nadie que no la quiera, aun así sea su "Apellido" y lo que reste de su prestigio.... ) Que si estudié esta carrera porque me va a dejar dinero y tendré una buena casa y mejor vieja.... No... No es el caso.


Un buen médico, como cualquier otra persona sensata, siempre dejará escoger a sus hijos lo mejor para ellos sin hacerlos sentir obligados a seguir la cacareada"tradición familiar".




2 comentarios:

Mantovanni dijo...

la vida es corta y el arte es largo, doctor, me gusto mucho su post, mis padres no son doctores y lamentablemente no puedo decir que desde chico estoy involucrado en el gremio pero desde que recuerdo he querido ser doctor y poco a poco creo que voy lograndolo, le mando un gran abrazo

El Xhabyra dijo...

imposible decir que el entorno en el que se crece y desarrolla un humano no participa fundamentalmente en las deciciones que habra de tomar en el futuro.

mira yo que creci en una caja de zapatos, de grande me dedique a bolear zapatos en los pasillos de muchas universidades hasta que termine aprendiendo algo de tanto platicar con la gnete que ahi conoci.

xhaludos dottore